No me importa si tu voz recorre de una punta a otra del bar o del país, me importa lo que dices.

domingo, 5 de agosto de 2012

Mireia Belmonte: La hija de Poseidón


Texto para http://juegos-olimpicos.com/

Nacida un 10 de noviembre de 1990 en la cuna del baloncesto catalán, Badalona, Mireia Belmonte no se dedicó a la canasta como estaba de moda en la hiperpoblada ciudad de la primera corona metropolitana de Barcelona. A los cuatro años, los médicos le recomendaron la práctica de la natación para rectificar una columna vertebral torcida por culpa de una escoliosis. Así pues, fruto de una ‘desgracia’ nació la bonita relación de Mireia con el agua.


Comenzó compitiendo en las filas del Club Natació Badalona y después de despuntar en los campeonatos infantiles de España en 2001 y 2002, fichó por el Club Natació Hospitalet y entró en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat bajó las ordenes de Jordi Murio. Fue en sus años en el CAR cuando Mireia forjó una personalidad competitiva que le hace aprender de las derrotas. “Aprende de tus errores para poder disfrutar al máximo de cada uno de tus triunfos”, dijo Belmonte poco antes de la cita olímpica en su Twitter, en el que bajo el nombre de @miss_belmont suele hacer reflexiones que van más allá del deporte.

En 2005, con tan solo quince años, participó en los campeonatos de España de natación en los que sorprendió a todos. A partir de aquí, Belmonte comienza a crecer como nadadora batiendo registros a nivel estatal y logrando diferentes medallas en campeonatos de España. Los Campeonatos del Mundo junior 2007 y la medalla de oro en los 200 metros estilos de los europeos de Eindhoven en 2008 hicieron de Belmonte una de las grandes realidades de la natación española. Pero no todo fueron victorias en la historia de la nadadora. En los Juegos Olímpicos de Pequín 2008, con 17 años, la presión le pudo y muchos la acusaron de no responder a las expectativas en las grandes ocasiones.

En 2010 se produce un gran cambio en su carrera de la mano de un reconocido entrenador francés, Frederick Vergnoux. “La nueva manera de entrenar derivó en un cambio de mentalidad” explicó Belmonte en una entrevista a El Mundo. Cuatro medallas en el mundial de Dubai dieron sentido al cambio. Después de una discreta actuación en el mundial de Shangai sirvieron para que las críticas volvieran a estar a la orden del día.

 Pero la hija de Poseidón, así la apodó el joven rapero Pablo Sudoku en una canción, renació de sus cenizas el pasado miércoles consiguiendo la medalla de plata en los 200 metros mariposa. Después de una carrera llena de curvas, como su espalda, Mireia Belmonte ya forma parte del olimpo consiguiendo la primera medalla española en natación desde Sidney 2000.

 Foto: mireiabelmonte.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada